7 de diciembre de 2010

[Relato] El Olivar


Como dije en mi post anterior he empezado en un trabajo nuevo y como es todo nuevo pense en tambien empezar con habitos nuevos (y buenos jeje). Asi que desde hace una semana empece a correr en las noches cerca a mi casa y un poco mas alla.

Uno de los lugares a los que voy a correr es a un parque bien largo (lo deben conocer, despues dire el nombre) que cubre aproximadamente 6 cuadras de largo por unas 3, mas o menos, de ancho. Lo que hago es correr de ida y de vuelta tranquilamente en lo que voy relajandome para luego venir, escribir y dormir. Es un lugar interesante por que esta lleno de arboles de baja estatura que le da un aire relajante y distinto a cualquier otro que haya visto, tambien por que muchos alegan que ahi penan o que se aparecen o tantas cosas que no creia verdad.

Y ahi estaba hace un par de noches trotando por la verda del medio del parque, ya iba en el segundo largo (por que hago 3 normalmente) y de pronto se me da por entrar al pasto a trotar por ahi no se por que. Veo hacia el pasto, donde hay arboles de olivos, y me digo "que va" sigo en mi ruta habitual.

Estrañamente vuelvo a tener esas ganas de correr por el pasto, veo de nuevo hacia los oscuros olivos y de nuevo digo "que va" pero entonces veo una parte que va en subida pronunciada a lo que pienso "pero podria subirla a saltos para ejercitarme mas" y voy por el pasto.

De entre los olivos obtuve impulso y de un par de saltos pude subir completamente, una vez en la parte de arriba me sente un momento a relajarme y descansar mientras tomaba un poco de agua. En lo que escucho, o me parece escuchar, una pequeña risita detras mio, volteo pero no veo nada asi que sigo tomando agua. De nuevo siento una risita y ahora distingo que es de una niña, voleto pero sigo sin ver nada "deben ser unos niños que estan jugando por aqui" pense y segui tomando agua. Despues de un momento mas me pare para seguir con mi rutina y senti nuevamente las risas "estos niños" pense mientras veia la hora en mi reloj pero oh! si son mas de las 10 de la noche y a esta hora que niños hay jugando?.

No lo pense bien y segui con mi rutina de trote para terminar e ir a descansar, todo siguio normal hasta en la ultima largada, de regreso a mi casa, senti las risas una vez mas justo por el mismo lugar. Extrañado me pare en seco a ver que era lo que sucedia "podrian ser unos niños que se han perdido" y empece a buscar. Reconoci una silueta debajo de uno de los arboles, era como la de una niña que estaba parada ahi viendome. Pense que seria la niña de la risa y que estaba perdida, me acerque a ella como buen samaritando para brindarle mi ayuda, podria haberse perdido y no saber como regresar.

Al acercarme pude ver los ojos de la niña, eran raros y distintos a cualquier otro que haya visto en mi vida; se quedaron fijos en mi. "Hola ¿Como te llamas?" le dije, no me respondio y solo me miraba "¿Te has perdido? ¿Te ayudo a buscar a tus papas o buscamos a un serenazgo?" no me respondio al momento, solo me miraba luego se sento en el pasto bajo el olivar y me jalo para que me siente a su lado. Una vez sentados me dijo "Quiero jugar", "¿Quieres jugar ahora? Esta bien pero despues buscamos a tus papas." Jugamos un momento los juegos de niños de siempre, no estoy seguro cuanto tiempo paso pero estuvo tranquilo todo.

El viento empezo a soplar, obviamente senti frio ya que estaba en short y polo paramos los juegos y le dije para buscar a sus papas; justo pasaba por la vereda un serenazgo. "Ven conmigo vamos con ese policia y nos ayudara a buscar a tus papas." Tome su mano pero no se movia, la tire de nuevo para ir pero no queria moverse y me miraba fijamente. "Esta bien, esperame aqui e ire a hablar un momento." Me siguio mirando fijamente mientras me acercaba al serenazgo; al llegar le comente lo que pasaba y de la niña. Me dijo que la ayudaria a buscar a sus padres con mucho gusto pero cuando volteamos a buscar a la niña ya no estaba.

El serenazgo me vio con cara de que habia estaado tomando pero no era asi además de que estaba en ropa de deporte, me dijo que me vaya a mi casa y que no le haga bromas asi. Extrañado di media vuelta y tome rumbo a mi casa, justo en ese momento el serenazgo me pregunto "¿Era una niña pequeña con una mirada extraña y un vestido?" a lo que respondí que sí, entonces me respondió "Vaya corriendo a su casa y no haga caso a lo que vea o escuche, usted a tenido suerte." Quise preguntarle de por que de su pregunta pero no pude por que al momento se fue del lugar y con prisa, le hize caso y me fui directo a mi casa sin parar por ningun motivo, en el camino me parecio escuchar las risas de nuevo pero no les hize caso.

Aún no entiendo lo que paso esa noche, llegue a mi casa pasadas las 3 de la mañana pero no pase con la niña mas de una hora. Ahora lo que hago es correr con audifonos de musica puestos en mis oidos, pero igual a veces me parece que sintiera las risas, espero no volverme a encontrar a la niña. Un dato curioso es que despues vi la foto del serenazgo que me encontre aquella noche en un periodico local en un articulo que decía que había desaparecido la noche en que me lo encontré.

3 comentarios:

† David der Nacht † dijo...

♫♫♫


Buen relato. Me recuerda a Oshta y el duende. Oshta se quedó jugando con el duende por años y él pensaba que solo fueron minutos.

Saludos

Damian dijo...

¿el título del post es el nombre del parque del que luego diras el nombre?
Si penan, yo que tu voy a correr con un crucifigo o una estampita, por si las moscas :)

Mewpher dijo...

@David jeje gracias a ver que sucede con los demas que vendran

@Damian jajaja zeee es el nombre, la verdad no se pero eso dicen muchos por eso se me ocurrio el relato :P